Breve divague sobre la esperanza de vida, los bolsos de Louis Vuitton y los sitios web de asistencia al suicida con diseños deprimentes.

martes, 21 de mayo de 2013 |

Hoy en el diario vi que la esperanza de vida en España, según el último estudio, es de 80 años. Salía en la tapa de uno de los diarios que te dan en la estación de tren, decía "La esperanza de vida en España es de 80 años". Dije "qué bueno che, bien por ellos", pero después lo releí y vi que decía en España, no españoles. Y entonces grité "¡BIEN AHÍ, VAMO' NOMÁ, SACUDE LO QUE TIENE NEGRA, PONGA HUEVO TALLERE'!" (y otras frases bastante características en mis expresiones de alegría o contento) porque yo vivo en Barcelona y se me ocurrió que la esperanza de vida de uno varía de acuerdo al lugar en el que se encuentra. Si la memoria no me falla, la esperanza de vida en Argentina es de 75,14 años, o sea que si alguien que vive en España tiene 78 años y viaja a la Argentina por un viaje de negocios, muere inmediatamente después de ingresar en territorio argentino. O mejor mejor mejor mejor aún, si se lleva el hasta hace un momento vivo cadáver de un argentino de 75,1 años a España, éste ¡RE-SU-CI-TA! Después hice una pausa y pensé un rato y me dije que no debe funcionar de esa manera. Deben ser promedios basándose en gente que ha vivido toda su vida en España, supongo. Sobre todo teniendo en cuenta los pobres africanos que se suben a las pateras o que se van de su país y andan por las calles de Barcelona, por ejemplo, tirando un mantelito donde sea que vean un poco de gente paseando y venden imitaciones de Ray Bans® o de Louis Vuitton® o de otras cosas que si te comprás el original te pueden llegar a cobrar un ojo de la cara pero que por suerte están los africanos que te venden las imitaciones, digo, si te tocó ser de esos con un gusto tan pero tan bajo como para andar comprándote bolsitos  Louis Vuitton, esos marrones bastante bastante hediondos. Lo que digo es que todos estos locos del mantelito y las raybans truchas no deben tener 80 años de esperanza de vida, supongo, aunque estén por las calles de Barcelona, pero no sé, no sé. Ojalá que sí.
Graffitti anónimo de la escuela del collage. En el centro puede verse un bolso Louis Vuitton rodeado por un aura tricolor que representa el asco que produce el bolso, y una flecha que explica que el aura representa el asco, lo que aleja a la obra de un simbolismo más sutil donde esto no se explicaría y quedaría a la libre interpretación del espectador.Otros afirman que la flecha señala al bolso, indicando el asco que éste produce, y el aura que lo rodea podría no ser el asco en sí sino una emanación que produzca también asco. Todavía no se ha arribado a una conclusión convincente sobre este tema, pero se sigue teorizando bastante.
La cuestión es que 80 años es mucho y yo no quiero vivir tanto y morir de viejo, no, yo prefiero morir jovencito pero con algún escándalo, con algo de arte o de ironía, que la gente no recuerde mi nombre pero si cómo morí. Pensé en los siguientes ejemplos para que quede más claro, a ver qué opinan:

~Ejemplos de muertes pulenta a través de posibles diálogos 
de otra gente que escuchó sobre cómo te moriste ~ 
—¿Te acordás del flaquito ese?
—¿Qué flaquito?
—No me acuerdo el nombre, es uno que se murió aplastado por una foca que cayó de un avión que traía focas de la Patagonia y se les cayó una.

—¿Te acordás del flaquito ese?
—¿Qué flaquito?
—No me acuerdo el nombre, es uno que se murió cercenado por un billete que salió con mucha fuerza del cajero automático, o sea como que el cajero falló o algo y el billete era nuevito y durito y bien filoso y salió a mucha mucha velocidad y lo cercenó en el abdomen y le comprometió órganos vitales y el flaquito se murió ahí mismo en el cajero, porque era tarde,  madrugada, y no había nadie en la calle y las cámaras lo filmaron todo pero eran automáticas y nadie veía eso en vivo entonces no lo salvaron. Salió en el diario.

—¿Te acordás del flaquito ese?
—¿Qué flaquito?
—No me acuerdo el nombre, es uno que se murió porque el FBI lo confundió con el terrorista que ocupó la vacante de Bin Laden y le dispararon con una bazooka en la cabeza para que no hubiese ningún tipo de margen de error, o sea cuando sos el nuevo Bin Laden una bala no es suficiente para el FBI, sino que te disparan con bazookas o con los drones esos que son avioncitos sin piloto humano, pero con muchísimas armas, como un Lobo del Aire pero con control remoto.

—¿Te acordás del flaquito ese?
—¿Qué flaquito?
—No me acuerdo el nombre, es uno que se murió de combustión espontánea. Estaba en la cola del banco y se prendió fuego de repente y se esfumó como una supernova, pobrecito.

Y otros ejemplos. Yo siempre he dicho que perro que ladra no muerde, lo cual no viene al caso, y que mejor bailar bien una canción que mal todo el repertorio, lo que sí viene al caso y viene a traducirse en que es mejor vivir poco pero bien y terminar la tragedia que otros llaman vida con un buen final al mejor estilo Hollywood, por ejemplo aplastado por una foca en cautiverio hasta que se cae del avión y es libre lo que dura su caída y después muere matándote. Lo de bailar mal todo el repertorio viene a querernos recordar esa gente que vive una vida larga, que cumple con la esperanza de vida de su país y llega a los 75,1 o a los 80 años, pero esa vida es toda bastante gris y apagadita y después agarran y se mueren de algo más bien comunacho como un infarto o un cáncer de oreja o durmiendo o se suicidan, y lo peor de todo es cuando aparecen esos que se intentan suicidar pero fallan y los psicólogos muy lúcidos ellos concluyen que fue "un grito de ayuda", pero por favor, querido mío, te hubieras metido un frasquito más de valium y que venga magoya a lavarte el estómago o directamente poné la cabeza en la vía del tren y sobre todo no la saques cuando pase el tren, a ver si te falla el intento ahí, bueno medio fuerte lo que estoy afirmando pero quiero decir que estos indecisos del suicidio me dan un poco de bronca, quizás porque yo mismo fui un indeciso del suicidio una vez y busqué ayuda en Internet, concretamente en Google («¿Y porqué no recurriste a un amigo?» me preguntará usted. Muy bien, le respondo: porque no tenía ningún amigo, lo cual era la principal razón o una de las principales por lo menos de querer volarme la cabeza de un balazo), y googleé "abusas ganas de suicidarme" y el primer resultado que me apareció en pantalla es una página que se llama "Todavía quedan esperanzas para ti. Llámanos" y un teléfono de asistencia al suicida donde se ve que te hablan hasta que se te van las ganas de meter la cabeza en el horno o cortarte las venas o practicarte una traqueotomía con un tubo de algo por ejemplo de una Bic®, etcétera, pero lo más gracioso es que cuando entrás en la página se te triplican las ganas de morir nada más que de ver el diseño pero muy muy hediondo que les hacen a esas páginas, o sea si vas a hacer una web para darle esperanzas a la gente y que no salte desde el Empire State o la Torre Ángela o la Torre Agbar, ponete media pila digo yo y hacé algo que sea atractivo, relajante, esperanzador, y no pongas un fondo blanco con un .gif animado de un ángel y un cartel en Comic Sans que diga TODO SALDRÁ BIEN o TODAVÍA QUEDAN ESPERANZAS PARA TI. LLÁMANOS  o NO APRIETES EL GATILLO TODAVÍA porque es bastante evidente que el suicida se va a deprimir más cuando vea eso y no va a llegar ni a agarrar el teléfono para intentar llamar, no, sino que va a correr hacia la ventana más cercana que encuentre y va a saltar rogando que la caída le traiga la muerte auspiciante del olvido total de todo, incluida la paginita de asistencia al suicida. 

~Conclusiones del divague, y tema para el próximo~

Entonces la idea para redondear, o la moraleja, si se quiere, sería que hay que aprovechar la vida sin pensar tanto en la esperanza que nos dé el lugar donde nacimos, pero siempre hay que ir pensando también alguna manera pulenta de morir para dejar una huella en la Historia Escrita con Tinta Indeleble (a diferencia de la historia escrita en lápiz), que es por ejemplo la historia donde salen los que murieron de manera exótica, picados por un mosquito con enfermedades raras o aplastados por focas o cercenados por billetes nuevos que vuelan a alta velocidad, etcétera, y esto no es una apología del suicidio pero sí es como una invitación a los que estén pensando en reventarse la sien que lo piensen bien y que no googleen las páginas de ayuda porque son la mar de depresivas, a menos que estén buscando un último empujoncito de tristeza para tragarse hasta el fondo el vaso de lejía, pero bueno hasta aquí el divague (que nunca fue breve, jajaja) ahora cada uno opine su mejor manera de morir y entre los participantes vamos a sortear un silbato anti-violadores, para que si ves que te quieren violar vos agarrás y soplás el silbato y alguien viene y te ayuda, a menos que el silbato sea muy conocido entre los violadores y entonces cuando lo soples vengan más violadores de los alrededores y todo el propósito del silbato se desmorone y sea bastante contraproducente, ojo,  que eso ya es tema para otro divague, otro día.

3 Comentarios:

Sujeto Vacío dijo...

La mejor muerte sería los 75,14 años aplastado por el feretro de un amigo español que murió a los 80 y que estás portando.

Luc Varela dijo...

Queda usted anotado para el concurso del silbato, con el número 23 (aunque sea el primero. El talonario de números empieza en el 23 porque en el concurso pasado donde sorteábamos un aerosol de pimienta participaron 22 personas).

Sujeto Vacío dijo...

Ya tengo ganas de que intenten violarme para usar el pito...el pito anti-violadores digo...

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger