Polémico autobiográfico poema.

viernes, 9 de marzo de 2012 |

Polémico autobiográfico poema
a continuación redacto
en incómodo hipérbaton
que al lector irrita y que de mi vida privada
revela lo que hasta ahora
solo sabía
de este texto el autor.

Comenzar conviene
por mi alimenticio desorden.
De la infancia los traumas
origen le dieron:
de compañeros el rechazo y
de novia carencia
empujáronme a visitas
a los baños del colegio
donde mis estudios
cursaba.
En el último cubículo
acurrucado y llorando,
pretéritos atracones en el inodoro devolvía,
irritada mi garganta por la bilis ardiente y
delgaditos mis dedos
de tanto
la tráquea
explorar.

A mí mismo abrazado
las clases saltábame
allí yaciendo en suspiros flemáticos.

Polémico autobiográfico poema
cotinuar debería
con la descripción
de mis antebrazos.
De mi uniforme
en las mangas
tijeritas escondidas
usaba en el baño
para mis brazos
cortar
y mi tristeza olvidar
por los breves instantes
de hilitos de sangre
y desmayos.

De su nombre
un tatuaje
con cicatrices borrar quería,
pero engordarlo los cortes solamente lograban,
y de vergüenza y autorechazo
en el baño
lloraba,
y las clases saltábame
a mí mismo abrazado.

Mayor polémica
de suicidio un intento
a este texto dará.
Suficiente los cortes
con el tiempo no fueron,
y de mi madre diez valiums
sin que me viera tomé.
Borracho y llorando
uno
en
uno
tragué
y How to dissappear completely escuchando caí
en dulce inconsciencia que a la muerte
prólogo
quiso ser
...pero no pudo
porque en falta su valium
mi madre echó
y en veloz deducción de mi muerte enteróse.
¡Y entro en la habitación
donde dormía hacia la muerte!

Babeando
y en blanco los ojos
en la cama encontróme y
al hospital en veloz
ambulancia fui trasladado.

De valiums mi estómago vaciado fue,
y terapia por  los médicos imprescindible se consideró,
más no por ello de mi mente
fue la idea de suicidio
desterrada.

Polémico autobiográfico poema
obligación de contar
mi sexualidad tiene.
Mediante cicatrices su nombre en mi brazo
recordábame
que no eran mujeres lo que a Pasión
en mi invocaban.
En metafórico closet
mi llanto era crónico
y  a mí mismo abrazado
las horas pasaba
a mis brazos
pequeños cortes haciendo
y alimentos retornando
por mi alimenticio desorden
a la porcelana del baño.

Más hablar no podía con nadie en la escuela,
con nadie en mi familia,
con nadie en lugar ninguno.
Al revés que el resto
vivir me parecía
y mi idioma en apariencia
solamente el del resto era,
pues en cada conversación y
en cada momento
diferente
sabíame,
o así por lo menos en mi alma sentíame
pero burlas
y
dedos
fuera del closet
creí que aguardaban y
para salir del metafórico closet
de coraje por completo carecía.

Y por eso este polémico
autobiográfico
poema
de definitivo suicidio
una nota será.
Con incómodo hipérbaton
que al lector irrita
escribirla decidí,
y que de ella como mariposas
que en cautiverio vivían
al vuelo se eleven
mis pensamientos
y en sus patitas pequeñas
a mi mensaje den vuelo
cuando yo ya no esté
porque del horno
indoloro es el gas
que en susurros egresa y
de ventanas cerradas
la casa completa
con paciencia
almohada
será
de
mi
muerte.


3 Comentarios:

Anónimo dijo...

hiperbatónica alevosía la tuya es-------
................
"·%I@#€~@7/)___________
:) ops! :(
;)

Luc Varela dijo...

¡En todo ese caos caracteral hay una cara triste!

E.C. dijo...

Como manda Dios de suicidio una nota leí.

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger