El Monstruito que inspira a las musas. Poema.

jueves, 28 de mayo de 2009 |

Siempre todos hablan
de las musas que inspiran a la gente.

Bla bla bla
todo el tiempo
que las musas inspiraron a Shakespeare bla
a Dostoyevski bla bla
a Escher bla bla bla
a Ray Bradbury bla bla bla.

Y nadie se acuerda nunca
NUNCA
del Monstruito que inspira a las musas.

Porque lo cierto
es que las musas no son las creadoras de las ideas,
las musas son simples distribuidoras
buitres perversos
indignos
despojados de toda creatividad
y que opacan con su descascarada belleza
la inventiva infinita
del Monstruito.

El Monstruito que inspira a las musas.

El Monstruito redondo
de garras afiladas
pelaje dorado
cuernos curvados
solitario
silencioso
movidizo
de reflejos rápidos.
El inquieto Monstruito
que con su saliva naranja
fabrica ideas fabulosas
nociones extraordinarias
conceptos inconcebibles
versos desgarradores
melodías fenomenales
conmovedoras pinturas.

Y una a una
cuando ya se han secado al sol
y la saliva se ha endurecido
petrificado
adoptado aleatorias formas estrambóticas
y adquirido un suave tono púrpura
el Monstruito coloca las ideas
en las canastas de las musas
esos graciosos cestos de mimbre
que las musas llevan colgados del brazo
en sus largos paseos por el planeta.

Y son ellas las que deciden
con total
total
libertad
quién ejecutará las ideas del Monstruito.

A veces cargan con pequeñas ideas
insignificantes
Un Paseo Por La Montaña
y la arrojan en la cabeza
de algún señor al borde del divorcio
y el señor
súbitamente inspirado
le grita a su esposa
¡ERNESTA!
Daremos un paseo por la montaña
y ya verás como todo
todo
irá saliendo bien.

Otras veces en su cesta
las musas cargan
con enormes
fascinantes ideas
ideas que cambian en un momento
el curso de la historia
de la humanidad
y del universo:

Y Si Le Doy Forma A Esta Roca
Para Que Gire
Podré Transportar Cosas Fácilmente
La Llamaré Rueda.

Uy Mirá Me Parece Que Si Froto
Estos Dos Palitos
Aparece Eso
Que Llamaré
Fuego.

¡Pirámides, Descomunales Pirámides!

Ahora Con Esta Excusa
Invado Irak
De Frente Mar.

¡Ah! ¡Se Me Acaba de Ocurrir Un Arma De Destrucción Muy Masiva!
¡La Bomba Nuclear!.

Cuando en sus cestas ya no queda
ni un pequeño trozo púrpura
de la saliva del Monstruito
Las musas regresan
en busca de más.
Y el Monstruito
las espera
las ideas secas ya alineadas sobre su mesa
las húmedas
aún afuera, al sol
el Monstruito saluda a las musas
les ofrece vino
y las ayuda con sus cestas.
Ellas
cabizbajas
acarician su pelaje
le limpian los cuernos
y las garras
y beben a su salud.

Porque las musas saben
que su gloria es inmerecida
su trabajo, diminuto
su fama, un deshonor
y por eso sin atreverse a mirarlo a los ojos
se inclinan
y beben a la salud

del Monstruito.

6 Comentarios:

moderrunner dijo...

Sos un monstruito. ¡Salud¡

Jesús Moguel dijo...

si, lo he visto, es como lo decribes, quisiera poder verlo más cerca pero no me deja, mientras, me conformo con lo que me dan las adas y disfruto los regalos que concede a algunos, tú entre ellos.

saludos!

Lucy in the Sky dijo...

"Qué pérfidas las musas" dijo Sabina. ¡Qué grande el monstruito! Hay que reivindicar su nombre. Muy bien, Luquitas.

Anónimo dijo...

mm... podrán las musas pasear por Constancia y tirar de sus canastas una idea?... o una certeza... y así cambiar el curso de la historia? Podrán las musas pasear por Buenos Aires y soltar de sus canastas el brillo de la lámpara encendida? Justo encima de esa persona que intuye que el cine de autor funcionaría en esa esquina?... Podrán las musas liberar de sus canastas... esa, la única idea que todavía no tuve... y solucionarme este tenue... lento... y complejo momento de vida?

Anónimo dijo...

Título tentativo: Podrán las musas...

Aunq... pensándolo bien, dame el número de interno del monstruito... ya que como me acostumbré a pedirle las cosas al dueño de la empresa... podría hacerle una compra por encargo anticipado... y así la musa sabrá perfectamente dónde, cuándo y cómo soltar su idea... no sea que el aire desvaríe el curso de la misma, y como Papá noel, confunda una chimenea en medio de la santa noche.

GuAdaluPe! dijo...

El poema, a la sombra de la última estofa.

No hay dudas de que es poesía caundo se lee: (y me aburro de mi misma cuando hago esto pero, supongamos que es para darle énfasis)

"Uy Mirá Me Parece Que Si..."

y sobre todo...

"De Frente Mar..." porque es acá donde un imperativo militar se convierte en paisaje por la pluma del autor. (?)no?

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger