Georgino después del resbalón.

martes, 9 de diciembre de 2008 |

Cuando era chico me parece que tenía doce años o trece no sé bien vamos a suponer que tenía doce cuando tenía doce años Georgino se golpeó fuerte la cabeza él iba caminando con el mp3 a todo lo que da, iba escuchando Electric Light Orchestra y cantando como compenetrado en la canción pero bien compenetrado o sea con los ojos cerrados y gesticulando como si estuviera frente a un público enorme y por eso no vio una cáscara de banana que estaba en el piso y se resbaló con la cáscara de banana y se elevó en el aire cinematográficamente así como se resbalan los ladrones en Mi Pobre Angelito por ejemplo, no sé si usted la habrá visto pero bueno quiero decir que se pegó una resbalada de las buenas Georgino con la cáscara de banana que no vio porque estaba compenetrado con la música y se dio la nuca contra un buzón y perdió el conocimiento por un rato. Lo llevaron al médico y el médico le hizo una tomografía computada y le dijo mirá Georgino la tomografía computada que te hicimos no muestra nada grave así que vas a estar bien lo único por favor no te compenetres mucho con la chuchería esa del mp3 y en lo posible observá con atención por donde caminás y si te duele volvés y vemos.
Sin embargo a partir de entonces a Georgino le costó mucho saber si algo era lindo o feo, si algo le gustaba o le desagradaba. Fue a partir de ese resbalón, de eso él estaba seguro, porque cuando salió del consultorio lo primero que vio en la calle Georgino fue una bolsa del Carrefour vacía que volaba como en remolinos, aleatoriamente, empujada por el viento. Y Georgino ve muchas películas entonces ahí nomás se acordó de Belleza Americana pero en vez de pensar cuánta belleza hay en el mundo, Georgino pensó y hasta dijo en voz alta:
_ En mi vida he visto algo más hediondo que esto, una bolsa del Carrefour empujada por la brisa vespertina, volando al azar como una gaviota que ha perdido a sus amigas en medio de la migración al sur. Reprimo a duras penas las arcadas que me provoca lo fiero de la escena que tengo ante mí.
Después, camino a su casa, Georgino pudo contemplar con total desconcierto una parejita de ancianos tomados de la mano en el banco de un parque, sentados ahí cabeza con cabeza, sus dedos arrugados entrelazados y suspirando en silencio. Esto en general a la gente le resulta tierno y les empuja a pensar en sus propias vidas, en el tiempo que tienen por delante etcétera. A Georgino también le hubiera provocado estas agradables sensaciones antes del resbalón, pero ahora Georgino no estaba seguro. Por un lado sentía, como en el fondo de la panza, que lo que sus ojos veían era en efecto bello y que le invitaba por ejemplo a reordenar sus prioridades. Pero por otro lado no podía dejar de pensar en lo horriblemente arrugados que estaban esos sujetos, de hecho le fue imposible controlarse y señalando a la pareja de ancianos exclamó:
_ Apalalá, eso, eso, es lo que yo llamo un par de pasas de uva humanas.

Otros sucesos similares se repitieron aquel día y durante toda la semana. Georgino era ahora incapaz de distinguir lo bello de lo feo, o mejor dicho no podía evitar destacar lo feo de todo lo que veía, y para el domingo se le hizo imprescindible salir a la calle con un diccionario de sinónimos en la mano de donde obtenía nuevos adjetivos para describir lo espantoso que le resultaban, por ejemplo, los gorriones posados sobre el tendido eléctrico o una chica muy linda con una bufanda naranja brillante o la apariencia de las luces de la ciudad cuando llueve y sus lentes están todos salpicados de gotitas.
_ Agh, gorriones sobre el tendido eléctrico: nauseabundo.
_ Buuuu, una chica con una bufanda naranja brillante: horrendo.
_ Guácala, las luces de la ciudad a través de mis lentes mojados por la repugnante lluvia: execrable.
Así atravesó Georgino el final de su infancia y toda su adolescencia. En la escuela lo aislaban porque todo el tiempo señalaba comentando con detalle lo feo que le resultaba el acné de sus compañeros, las paredes descascaradas del aula, la calvicie del profesor de Ética Ciudadana etcétera.
Solitario egresó del secundario. Cuando le tocó decir unas palabras de agradecimiento dijo:
_ Ver a alumnos y familiares por separado resulta ya apenas tolerable si no he comido mucho, pero verlos a ustedes hoy, todos juntos en este auditorio, sudados porque el aire acondicionado no anda, rozándose y besando a sus hijos recibidos me provoca tal nivel de rechazo estomacal que termino aquí mi discurso de agradecimiento y me dirijo corriendo, como verán, a devolver en el inodoro del vestuario el bife con ensalada de tomate y cebolla que almorcé.

Continuó así durante los dos primeros años de Arquitectura, y para entonces ya aceptaba su soledad y ya no intentaba reprimir las odiosas descripciones que brotaban de su boca cada vez que observaba algo en su entorno. Por eso cuando apareció Fabricia fue de lo más sorpresivo.
Sucedió de la siguiente manera.
Se celebraba en el hall de la facultad una pequeña exposición de maquetas realizadas por alumnos de primer año. El tema era algo así como edificios futuristas y Georgino fue porque no tenía nada mejor que hacer. Se paseaba de maqueta en maqueta y luego de estrechar la mano de sus autores les decía por ejemplo:
_ Si al salir ahora de esta exposición es usted repentinamente atropellado po el N5 y muere, eso sin duda será triste, pero tendremos por lo menos el consuelo de saber que muerto no podrá usted seguir escupiendo al mundo maquetas vomitivas como esta que vemos aquí.
En una de las últimas maquetas que le quedaban por defenestrar Georgino cruzó su mirada con los ojos levemente desviados de una alumna de primer año por lo demás hermosa. Su maqueta consistía en radiografías desteñidas dobladas en ángulos extraños y clavadas a una plancha de tergopol.
_ Haré caso omiso de sus ojos bizcos para referirme únicamente a su horripilante obra. En una palabra, es horripilante.
_ Bueno... gracias por la crítica.
La alumna de primer curso se sonrojó y se quitó los lentes. Como le temblaban un poco las manos porque Georgino la había puesto nerviosa los lentes se le cayeron al piso. Inmediatamente se inclinó a recogerlas pero lo mismo hizo Georgino, porque seguía siendo un caballero, y por eso se dio eso que solemos llamar choque fuerte de cabezas por inclinarse dos personas al mismo tiempo a recoger lentes que han caído al piso por culpa de manos temblorosas.
Ambos se quejaron sobándose las cabezas.
Al erguirse y mirarla a los ojos, Georgino notó a) que el golpe había mágicamente corregido el daño cerebral producido por aquél resbalón de años atras y b) que la muchacha levemente estrábica que tenía frente a él era lo más hermoso que jamás había visto.
_ Por todos los cielos, es usted lo más bello, espléndido, espere que busco en el diccionario, lozano, radiante, resplandeciente, mágico, estupendo que he visto yo en mi corta vida.
Fabricia lo miró en silencio unos segundos. Limpió sus gafas con un pañuelo descartable y luego de colocárselas señaló a Georgino y exclamó:
_ De entre todas las cosas feas que pueblan este mundo que nos ha tocado habitar, debe ser usted, fácilmente, una de las diez más feas.
Luego Fabricia perdió el sentido, y la llevaron al hospital para que se hiciera una tomografía computada.

15 Comentarios:

Anónimo dijo...

Me lleva a pensar que algo inspira tus escritos... sino es Cancio... las ferias de ciencias... o el patio del colegio atestado de chicos que corren como babosas que se desploman ante cualquier obstáculo...
Pero hay una leve coincidencia en la descripción con un golpe que se dio mi hermano en la secundaria... será por eso? habrá sido por eso? Que mira un audiovisual mío y dice: ¿No hay otra producción peor hecha que puedas mostrarme?... siempre está la otra posibilidad: que tenga que dejar el cine y dedicarme a otra cosa... pero me gusta pensar que a mi hermano después de la tomografía computada... le hubiera venido bien darse la cabeza con mi cuñada.... a lo mejor dejaría de hacer listados de sinónimos de "horrendo", "horripilante". "desagradable", "desastroso...."...

starshyyne dijo...

http://en.wikipedia.org/wiki/Napier,_New_Zealand
some pretty pictures there, have a look at the soundshell =]
havnt read this yet, cant be bothered trying to read the badly translated spanish.
will later! hnl

johana marshall dijo...

llegué a este blog buscando un disco de amy winehouse para bajar. no, no es un chiste. Todo eso significa que realmente no sé como llegué. el asunto es que lei el primer relato y mañana, cuando esté en el trabajo aburrida sin nada que hacer, voy a seguir leyendo porque este (relato) de georgino me ha gustado bastante.

hasta la vista!

máx dijo...

2. Morir atropellado por el N5 es el peor insulto que uno puede recibir en esta vida!
1. Creo que el médico que me hizo mi estudio de tomografía computada debe haber sufrido el mismo problemita que Gregorio, pobre, miró mi estudio y decía esos adjetivos!





(hoy me levanté con el humor nublado, o negro si se prefiere. Y también desordenado)

Santiago S. dijo...

uy! que grosso que sos, te leo y me dan ganas de salir del closet.
¿me dejas ser tu primo?

máx dijo...

1. No sé porque escribí gregorio cuando es georgino.
2. No sé que onda el pibe del comentario de arriba, jajaja!

Lucas Varela dijo...

Megías: Ja me cagaste con cancio. Vete a tu isla.

Laura: LEARN spanish!

Johana: Te contesté en tu blog, gracias por pasar =).

Max: Arriba ese ánimo. Yo creo que prefiero que me atropelle el N5 antes que morir bajo las ruedas del A6. Sobre todo porque es tan poco probable que te atropelle un A6, con lo poco que pasa y eso...

Santiago S: no entiendo la relación entre mi grossitud y tus ganas de salir del clóset, pero gracias por pasar. Y si sos mi primo, saludos a todos, y si no sos... ehm, no.

Max: 1. Acto fallido, que le dicen. ¿Te levantaste con el ánimo desordenado y convertido en un insecto, quizás?. Y el pibe de arriba, que creo que es mi queridísimo primo, se encuentra en una de las siguientes opciones:
a) le dan ganas de salir del clóset metafóricamente, o sea revelar su homosexualidad lo cual me parece muy bien
b) le dan ganas de salir del clóset literalmente, o sea salir del clóset, o sea que leyó esto dentro de un clóset, le empezó a faltar el aire y le dieron ganas de salir. Lo cual también me parece muy bien.

Ahí se ven,

L.

Anónimo dijo...

hola y chau.

vicky.

[megustó]

Anónimo dijo...

Ok... no tenés que decirlo dos veces...

Emiliano Orlando dijo...

Sus textos tienen una mezcla de inocencia y de sabiduría, tiene usted un blog excelente (y no es un comentario prefabricado, :P)

Denle el premio nobel a este hombre, jaja.

Orlando.

Dub Sebástian dijo...

Tanto ke te aplaste el N5 o el A6 me parece igual de bajón, aunke concuerdo contigo ke lo del A6 es menos probable. Lo ke me parece peor peor ke todo es morir reventad@ por el C4.....

El explosivo plástico, no el transporte metálico.

Hablando de metálico, genios hay muchos, pero Vd. es mágico.



PD: pobre, pobre Georginito.
PD2: si venís a eskiar a la sierra nevada. yo te alkilo los eskies mas baratos!!
PD3: sigue siendo un anhelo el ser surpimido por usted.

máx dijo...

apa!!! fotito del avatar...

GuAdaluPe! dijo...

Nadie es malo, dijo la voz del templo y yo le creí... ni Georgi ni la Arquitectura, quizàs perversamente, la cáscara de una banana, pero FAbricia... Fabricia amigo, es el terremoto que sopla en la patria gringa. Es a la vida del protagonista lo que Vilma Palma e Vampiros a la cultura de de los bebès de probeta.

Lucas Varela dijo...

Vicky: hola y chau =).

Ano: ok.

Emiliano: Gracias che, hacen bien sus comentarios. Un saludo.

Dub: dicen que el C4 bondi, cuando explota, hace más daño que el C4 explosivo plástico. Gracias por sus comentarios, le digo que lo de suprimirlo no sucederá. Un saludo.

Max: aaah, ¿viste?. La sacó una gran fotógrafa. Saludos.

G!: yo soy un bebé de probeta, y que nadie venga a hacer el chiste ese de "probetantaspi"... no, en serio soy hijo de un experimento biogenético que algún día relataré.

Ahí se ven amigos, gracias por pasar.

L.

GuAdaluPe! dijo...

oki... y como influye en tu torrente sanguineo Vilma Palma y su corito de sobresaltos???
Me voy a lo de Ruiz.

Stop; on the next.

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger