Wiki-umbrella. Joseph Everest, inventor enano y de segundo orden.

martes, 11 de noviembre de 2008 |

A mi hermano Agus. Feliz cumple.

Usted no debería ir por el mundo sin saber que hay una subespecie de intelectualoides ultrañoños administrando despóticamente la enciclopedia virtual Wikipedia, rechazando una y otra vez mis maravillosos artículos. Fíjese usted ahora cómo me resbala esa bajeza, note si es usted tan amable cómo apilo con prolijidad mis maravillosas investigaciones en Wiki-umbrella.


Joseph Everest fue un inventor enano, traumado desde pequeño por la evidente contradicción entre su apellido y su estatura, y fue también un inventor de segundo orden o sea que nadie en ningún lado lo registraba pero eso para él estaba de lo más bien porque la fama y la fortuna nunca le resultaron atractivas. Vivió hasta que murió en una casita sencilla, casita promedio, casita sin ningún exceso de muebles o de patio; ningún derroche de metros cuadrado. En su abarrotado taller él iba y se sentaba en una mecedora, se mecía un rato y suspiraba diciendo bueno Jospeh a ver qué inventamos.
No tenía ningún método. Dicen que Guillermo Marconi se inspiraba soplando burbujas de un circulito de alambre sumergido en detergente, y también dicen que Bell invocaba sus musas jugando al Street Fighter II con Zangief, aunque me permito dudar de esto último ante la evidente anacronía, y porque Zangief es horrible. Según algunos, Gutenberg vislumbró la imprenta en el medio de un partido de beach-volley. Estaban en la playa, era un torneo británico de inventores que se llamaba Summer Inventors Unbelievable Tournament of the Great Inventors in the Summer Tournament y en en el partido final, cuando le pasaron el balón para que rematara, Gutenberg, en lugar de saltar y anotar un punto a favor de los Thomas Edison Sucks Big Dicks (su equipo de beach volley), lo que hizo fue quedarse con la boca abierta, los ojos grandes, la mirada en el cielo, y luego gritar ¡lo siento mucho muchachos pero me voy a inventar la imprenta!.
En definitiva el punto es que Joseph Everest no hacía nada de esto, no seguía ningún patrón, ninguna cábala, no hacía burbujas ni jugaba al volley ni nada, él sólo se mecía en su silla y se preguntaba y ahora qué. Y a veces pasaban horas y llegaba el hambre y ni una idea, y a veces pasaban semanas, incluso meses sin inventos. En esas ocaciones el pobre Joseph se deprimía, dejaba de afeitarse y vestía pijama todo el día, y de vez en cuando, si el período de sequía era especialmente prolongado, solía dejarse caer sin invitación en fiestas y congresos de inventores exitosos y una vez ubicado en el medio de la sala llena de científicos de esmóquin o largos vestidos gritaba
_¡Pero por qué no me miran un poquito las medias, muertos, ya van a ver lo que es inventar inventar, inventar denserio, y no esas zorcheces que hacen ustedes! ¡Ay la lamparita la lamparita, ay mirá mi teléfono, ay ay mirá como emito ondas en amplitud modulada, miren, miren cómo logro medir el tiempo con unas agujitas de porquería!.
Estos colosales papelones lo alejaron de la comunidad científica, claro está, y Joseph se volvió una persona solitaria, encorvada, irritable y sumamente odiosa.
Pero no todo eran lamentaciones y escándalos en la vida de nuestro inventor enano. Así como de vez en cuando ingresaba en períodos de improductividad, así mismo ocurría a veces que una estrella fugaz surcaba los laberintos eléctricos de su cerebro, iluminándolos inesperadamente, y Joseph se erguía de repente y gritaba, por ejemplo:
_ ¡YA SÉ!. ¡Parches para los codos!.
O bien:
_ ¡PERO CÓMO NO LO VI ANTES!. ¡Un posavasos!.
El momento crucial en su vida, sin embargo, no lo encontró en su mecedora. Es sabido que la gente de poca altura encuentra complicaciones donde las personas más altas no. Así, el día que las musas decidieron todas ellas visitar al señor Everest no lo hallaron en su taller, balancéandose tranquilamente en su silla, sino en el baño, intentando acomodarse en el inodoro sin demasiado éxito. Daba saltitos desesperados para poder trepar y aliviar por fin sus intestinos. Su rostro cubierto por el sudor de la inminencia, por el temor de arruinar sus jeans recién comprados, cuando súbitamente, levantando los brazos, gritó:
_ ¡EUREKA!. ¡La pelela!.
Abrumado por la urgencia de ver realizada su extraordinaria visión, y porque tenía realmente muchas ganas de hacer caca, Joseph corrió hasta la cocina donde su mujer preparaba unos ñoquis, le arrebató de sus manos una cacerola y colocándola en el suelo exclamó:
_ Atención, Evelyn _porque la esposa se llamaba Evelyn _atención y silencio. Contempla ahora... ¡la magia!
Y bajándose los pantalones, abriendo por el medio el periódico del día y acomodando sus piececitos a ambos lados de la olla hasta ubicarse de cuclillas sobre ella, Joseph procedió a convertir una ordinaria cacerola en la primera pelela de la historia.

Su esposa corrió a ventilar la casa, y después encendió un fósforo.

18 Comentarios:

Javier Nuñez dijo...

Siempre sospeché que los inventores eran jodidos en la vida cotidiana. Lo que todavía no sé es cuál es peor: Everest, que te caga la cacerola, o Gutenberg, que te caga una final de beach volley.

Anónimo dijo...

"Una tarde Josef Hardtmuth tuvo la ocurrencia de mezclar la arcilla con polvo de grafito, formar unas minas y cocerlas, para sumergirlas después en un baño de cera para que el grafito dejara rastro en el papel"
Lamentablemente Hardtmuth debió escuchar, luego de sentarse en el increíble invento de Everest, a su mujer que -luego de leer en la publicidad de lápices que Franklin hizo en la gazeta de Pensylvania- decía: ¿Josef? ¿Te conté que fue Conté el que inventó el lápiz?
Él, tremendamente introvertido miró con tristeza el hermoso utensilio que tenía entre sus dedos y le dijo...
- ¿Conté te conté para qué sirven las pelelas?

y Hardtmuth deslizó el lápiz entre la pelela y su trasero.

(ya sabés quién soy? o tengo que agregar... mira vos... hasta los alemanes tuvieron que ver en ésto de los lápices...!)

GuAdaluPe! dijo...

...cubierto por el sudor de la inminencia...


Mejor que tanto.
Me gustan tus reportes.

Anónimo dijo...

1º feliz cumple al enano (noo, a Josecito noo, al agus!)
2º me meé d la risa otra vez... hijodeputa*
3º te xtrañooo (volvé)
4º ...y después encendió un fósforo.
(jejeje) tanto apesta la mierda de los enanos?

un fuerte abrazo,


vickuñita!

Lucas Varela dijo...

Javier: Jajaja, la cacerola se lava, la final del torneo te la debo. Bienvenido (creo que es la primera vez que comenta...).

Megías, always Megías: Ay vos y tus alemanes. Sólo te pido que le pidas unos días cuando lo visites para venirte a dibujarme algo.

G!: Muchas gracias. Me gustan tus comentarios =).

Gorda:
1. Gracias, en nombre de él, ja.
2. Jaja, convengamos en que sos risa fácil vos.
3. Ay ay... pronto quizás quizás no. Te extraño, por lo menos comprate algo en el super de los chinos como homenaje a mí.
4. Je. Otro abrazo.



Ahí se ven.

L.

luli dijo...

sino fuera porque sé que nunca me ha visto, lo demandaría por haberse inspirado en mí para la creación de su inventor enano; pero pensándolo bien, es re normal andar todo el tiempo odioseando al mundo en pijamas… enana yo??! naaa nada que ver, mi papá ya me dijo que no soy petisa sino estándar, estándar!

“así mismo ocurría a veces que una estrella fugaz surcaba los laberintos eléctricos de su cerebro, iluminándolos inesperadamente” esto, esto varela es hermoso! me encantó! ta hecho todo un pueta!

*¡Por Dios! Denle el premio nobel a este hombre.

Besos!

piyamadecalle dijo...

Lucas:
soy el que más temprano era Javier Nuñez, y que en el post anterior fui Javier, y que ahora... soy lo que soy, ya me perdí.
Tengo un serio problema de múltiple personalidad, que también se me nota en los blogs.
Voy a tratar de mantener de ahora en más esta identidad con el Open ID, a ver si así, aunque sea yo, me reconozco.
Perdón por el bolonqui.
Javier.

Lucas Varela dijo...

Luli: eso soy, un pueta. escrito así, pueta. Cuando me presento en las reuniones literarias donde asisto siempre me dicen por ejemplo "buenas noches, soy, Sir Ashcillington, crítico literario" o "Qué velada, soy Lord Villashpipol, ensayista y pensador" y entonces cuando me toca a mí digo "Lucas Varela, pueta". Un besooo

Javier: No pasa nada Piya. La macana es que yo pensé que había hecho como 10 lectores nuevos y en realidad es uno sólo... ¡esquizofrénico!.

Un abrazo a cada uno.

L.

Ricardo Fuentes dijo...

Te contesto en tu blog. Simplemente sos un NECIO que no sabe aceptar una critica. No armo bardo ni nada por el estilo. Es simplemente una opinion.

Lucas Varela dijo...

Ay Ricardo.
Troll Ricardo.
Decís que no venís a descalificar a los admiradores de Liniers e inmediatamente después decís que no saben nada. Los (nos) llamás ignorantes, estúpidos, consumidores de mierdas. Y todavía no sé por qué metés a Tinelli. No entendí eso... la relación entre el tipo que lee a Liniers y el que mira a Tinelli.

Vos no criticás, Ricardo, vos bardéas. Usas palabras como necio, como ignorancia, como estupidez. Eso es bardo, eso no es crítica. Faltás el respeto. Liniers no es un genio, pero es único, y no sé si es mi ídolo pero lo admiro. Sos un troll, Ricardo, un troll.

Dejo abajo tu comentario, porque me encanta:

Esta gente que ve como todo lo que hace Liniers es oro, habla de la estupidez e ignorancia. Es esta misma gente la que consume mierda, es esta misma gente la que mira lo que le ponen delante de los ojos. Tinelli por decir un ejemplo.

"Idolo, Genio, Unico" adjetivos vacios. No descalifico a tus admiradores. Pero si digo que no saben nada e ignoran otros referentes tuyos que, vos Liniers, te llenas tanto la boca hablando de vos mismo bien podrias hacer Modestia Aparte y mostrar tus influencias.

El usuario /particula supo mostrar la realidad. Digo todo esto porque vi los links posteados y dije Es Liniers. Insisto, no hay que renegar de las influencias ni el pasado.

Saludos

Ricardo.




Un saludo,

L.

GuAdaluPe! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GuAdaluPe! dijo...

Dònde encontramos a TrollRichardGuacala?



Vos sabès que entre los "ignorantes,
estúpidos, consumidores de mierdas" a los que le sumamos el "necio" hay potencial.
El patadón huracanado puede llegar a ser bstante grande.

Anónimo dijo...

Estimado señor Varela:
Yo se que es su blog y que usted escribe para hacer catarsis y todo eso y entonces usted escribe de lo que le plazca.
Pero no me puede tener asi!! Creo que se le ha olvidado que tiene sin terminar la historia del tipejo enamorado de Jean-Claude Van Dame y la tercera y la tercera y última parte del deslumbrante trabajo del señor Valya.
Asi que si un dia no sabe que postear puede escribir no se.. sobre eso y dejarme recuperar el sueño perdido.

Guitar! (Pensé en hacerme un blog pero a la hora de buscarle nombre abandoné)

max dijo...

Piantóseme un lagrimón,
cuando esta tierna historia lei,
la nostalgia y alegía que mi traste siente
porque la verdad conocí.

¡Fuck you wikipedia!

max dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucas Varela dijo...

G!: Al señor Ricardo puede encontrarlo aquí, pero no sé si tendrá blog. Por ahí es un escritor famoso o un gran deportista o un filósofo existencialista o tiene un almacén o una empresa de tractores. Ojalá pase y después de llamarnos necios o ignorantes (en mayúsculas) nos cuente un poco más sobre él.

Guitar :¡Joder, macho! (expresión que intento adaptar a mi repertorio diario para integrarme a esta sociedad) usted me acaba de hacer acordar del relato de Van Damme y de los ensayos de Valya. Tendré que ver cómo los termino. Un abrazo grande, y gracias muchas.

Max :Usted también es pueta, veo. Gracias por sus vacíos adjetivos, (aunque borre el comment, a mí me llegan muajajaja) nunca vienen mal porque ahora yo los relleno con lo que yo quiero que signifiquen, a saber:
GENIO: Persona con nalgas ultra atractivas.
ÍDOLO: Persona que sólo bebe Fernet Branca, y como mucho Vittone si hay crisis.
ÚNICO: Persona con nalgas increíblemente atractivas.

Un abrazo a todos, no uno a cada uno sino que nos juntamos todos tipo rugbiers o jugadores de basquet etcétera y nos damos un abrazo.

L.

Cassandra Cross dijo...

Por un momento temí una relación entre los cmmplejos de inferioridad de los hombres bajitos (alla Napoleon) y que hubiera un subtexto relativo al Everest,pero después respiré tranquila: es todo un delirio tuyo, como siempre.
Mató la imprenta inspirada por el partido de Beach Volley!

Abrazoso.

max dijo...

Lo borré porque me di cuenta que escrbí algo sobre lo que ignoraba. Comenté y luego tuve la idea de investigar arduamente en otros blogs para ver que era. ¡Mirá si este troll era un talibán del blogger y yo metiéndome con él!. Mieditoooo. Después leí, comprendí y ví que no era para tanto, que lo podría haber dejado.
Pero como tengo el poder de retención de una marmota, olvidé postear nuevamente. Me pasa por largarme a tipear sin pensar ;)

Bueno, pero ahora que me hiciste recordar, lo pongo así se entiende de que estábamos hablando, este era aproximadamente el post original:

¡Genio! ¡Idolo! ¡Único! Lucas, sos todo eso y junto.

Aunque ahora que lo pienso no sé de tus nalgas. Básicamente no andaría por la vida viéndote las nalgas. Sólo si quisiera saber si soy mas genio y único que vos, ahí capaz que las veo. Ahora, ¿Vittone? ¿crisis? ¡no me hagas llorar por el amor del mismímo Buda!

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger