Facilidad que tengo para evitar el aburrimiento II.

viernes, 5 de septiembre de 2008 |

Creo haber escrito, en algún momento, sobre lo increíblemene fácil que me resulta darle la espalda al aburrimiento cuando me acecha, ignorar su amenazante olor a tierra mojada, sus mandibulas chorreantes como un tanque rebalsado, y seguir adelante con mi vida.

Sí, ya escribí sobre eso. Acá ta.

Ahora, simplemente porque necesito escribir pero no se me ocurre nada, procederé a contar otra de las cosas que suelo observar cuando siento el aliento cálido de las fauces filosas del aburrimiento y sin perder tiempo salgo con mi reposera al jardín.

Con frecuencia Vladimir pasa en su bicicleta repartiendo la revista del Carrefour. Carrefour es esa cadena de hipermercados que está por todo el mundo y que se reconoce fácilmente por tener una mesa de quejas y reclamos que siempre está rodeada de gente con la cara roja.
Tiene un canastito sobre la rueda delantera de la bici, Vladimir, donde lleva un montón de ejemplares y los va haciendo un rollito y los tira en los jardines de las casas. Ahora bien, si usted nunca se golpeó fuerte la cabeza ya se habrá dado cuenta de que para poder tomar una revista, hacerla un rollito y tirarla en una casa antes de llegar a la siguiente se tienen que usar las dos manos, con lo cual, a menos que haya sufrido usted un aneurisma, habrá deducido ya que Vladimir anda en su bicicleta sin las manos. Obervar esto no es suficiente para evitar las fauces del aburrimiento, ya sé, pero como yo ya expliqué que vivo en un barrio algo excéntrico, usted tiene que esperar a que le diga que el repartidor de revistas de nuestro vecindario tiene hipo crónico.
Si el lector no tiene problemas de oxigenación cerebral ya habrá inferido que una persona que anda en bicicleta sin manos, y de golpe su diafragma se contrae sacudiendo todo su cuerpo, probablemente perderá el equilibrió y besará el asfalto. Si usted no ha aspirado soda cáustica se dará cuenta de que "besar el asfalto" no es más que una metáfora, o más bien un eufemismo de "partirse los dientes".
En cualquier caso, esta es la escena que disfruto desde mi reposera:
Vladimir dobla en la esquina oeste, con una revista entre los dientes y otra ya enrollada en sus manos. Es el ejemplo último de la habilidad y el equilibrio, y si no fuera por una contracción involuntaria sería una estrella del espectáculo. Con su mano derecha arroja la revista en la casa de la señora Falapalapalalalala Pérez (a quien ya mencioné en el post anterior) y al mismo tiempo, con la mano izquierda, enrolla la que lleva en los dientes y la lanza con precisión en la casa de Fernando, el muchacho vidente. Luego tiene hipo, pierde el equilibrio y besa el asfalto.
Risas por mi parte.
Vladimir se pone de pie en un instante y con elegancia arranca nuevamente mientras me arroja la revista quincenal del Carrefour. Es una máquina de repartir, fue diseñado por la naturaleza para que la gente se entere a tiempo de los precios de la carne y la oferta de arroz Gallo. Cuando arroja otro ejemplar sobre la casa de Facundito su cuerpo vuelve a convulsionarse y los labios de Vladimir nuevamente visitan el pavimento.
Carcajada por mi parte, con palmadas en mis muslos y dilatación de mis fosas nasales.
Vladimir egresa de mi campo de visión, y generalmente yo no estoy tan aburrido como para ponerme de pie y continuar viéndolo. Pero hasta varios minutos después de que ya no puedo verlo, soy capaz sin embargo de escuchar, a intervalos regulares, el ruido metálico de la bicicleta colapsando, y el sonido más suave, un rumor apenas, de los labios de Vladimir besando el asfalto.

21 Comentarios:

Anónimo dijo...

Escribís demasiado bien como para no advertirte de cosas como ésta: CONVULSIONARSE.

Combulsionarse sería un recienlogismo de convulsionarse prendiéndose fuego.

Y sí, recienlogismo es un neologismo, pero mucho mucho más nuevo.

Ah, sí, claro: Gracias. Me cambiaste la vida.

Lucas Varela dijo...

¡comentás muy bien como para no dejar nombre!

gracias por corregir, en serio. supongo que son cosas que pasan cuando uno escribe a escondidas.

un saludo.

L.

Richard Nixon, vocero del blog dijo...

es más. el recienlogismo merece premio... pero como no sabemos a donde mandarlo...

Cassandra Cross dijo...

Uh, me ganaron de mano con la combulsion, pero bueno.
Qué placer leerte de vuelta, tan prontito. Estos posts y el hecho de que sea jueves, me alegran la vida :P

donnie dijo...

Tanto asunto, tanto asunto, el del recienlogismo fui yo, pero no estaba loggeado ni tenía ganas de hacerlo (por cierto, ya no oficio como blogger, sino como mero lector de maravillas ajenas).

No da pa'tanto, aunque... podría ser mi segundo Nixon (e-mo-ción)

donnie dijo...

Uy, se me pasó la pregunta: ¿escribís a escondidas? ¿Te filtraste en algún subsuelo que alberga una redacción de monos con máquinas de escribir, y hacés sonidos guturales cuando te preguntan algo porque sospechan cuando te ven demasiado lampiño para ser un mono, y además porque caminás demasiado erguido -supongo- y porque te cae mal comer dos bananas el mismo día?

Para casos como ése, papel, lápiz, un parque y un poco de sol.

Salús

Lucas Varela dijo...

mmm no no. Cuando escribo con los monos el conserje me deja usar una de las máquinas.

A escondidas escribo cuando me estoy ganando el pan, digamos.

¿Se entiende?.

Saludos Donnie. ¿Renunciaste al blog? Al tuyo, me refiero.

L.

sardinasinsodio dijo...

Vladimir
Vlad
Vlad Tepes
Vlad el Empalador
Vlad el empala... No, che... eso quiere decir otra cosa.
¿Cómo sería el recienlogismo denotativo de la característica por la cual Vladimir se la pasa pegándose palos?.

Ahí te ves (como vos decís)

P.D: Ojo!, que acá el INADI está de campaña con el tema de las palabras denotativas de alguna forma de xenofobia y/o discriminación.

Anónimo dijo...

Complimenti!!


....V de Victoria

Luly dijo...

En mi barrio no hay vladimires... que besen el asfalto... Pero puedo evitar ahora yo el aburrimiento imaginando a tu Vladimir besando la tierra... pero me daría un poco de pena, saldría con agua y lo invitaría a lavarse las raspaduras... y así, Vladimir nunca terminaría de entregar los diarios... pero seguramente con el tiempo, mi padre que es muy solidario, conseguiría un triciclo para él, y así se acabaría el problema de su hipo... con el agua y de besar el asfalto con el triciclo... lo único que me resta esperar... es que asfalten mi calle... y que Vladimir venga de tu excentrico barrio a repartir la revista del carrefour, que por cierto con Arroz Gallo y todo... siempre las devolvería para que las editen más divertidas... ya que para combatir el aburrimiento, ciertamente es mejor Vladimir, que sus revistas.

starshyyne dijo...

i cant reeeead spanish!
otherwise this would be a better comment.

-love!-

M dijo...

Me gusta tu blog y me caes muy bien, y me evitaste el aburrimiento.

¡Por Dios! Denle el premio nobel a este hombre.

M

Lucy in the Sky dijo...

Pobre Vladimir. Dejá de espiarlo que esto ya parece The Truman Show... The Vladimir Show?

Ale dijo...

Soy un lector vago, asi que te daras cuenta que no lei todo....

Solo vengo a hacer spam, pero ojo!, este es spam de cordoba, spam autoctono...

Para no aburrirte, pasate por mi blog....


www.alpedismos.com.ar

saludos

ale

maripi dijo...

HOOOOOOLAAAA AMIGOOO!!! CÓMO ANDASSS LOQUITO??? LOGRASTE MATAR EL ABURRIMIENTO... CUANDO COMO UNA TREMENDA PELOTUDA ME DESARMO DE CARCAJADAS AL FRENTE DE LA COMPU.. Y ALREDEDOR TODOS SE DESARMAN DE INTRIGA POR SABER DE QUÉ ME RIÓ... LEO EL ULTIMOPARAGUAS...
ESPERO QUE ANDES MUYYY BIEN!!!
CDO VOLVES???

Cecilia dijo...

Que envidia el poder estar en una reposera tirado escapandole al aburrimiento y observando a vladimir en esa escena tan tragicomica. Desde mi dpartamente en piso 12 se me hace imposible tener la posibildiad de observar a alguien en esa sitaución , siento nostalgia de cuando vivia en una casa de barrio y no en un diminuto departamentento en esta bruta ciudad. Saludos me gusto mucho el blog!

FranFel dijo...

Hola,
Que suertudo, te entra el aburrimiento justo cuando pasa tu repartidor...ya vere como le hago para tener un Vladimir particular, por lo pronto leo tus relatos y me divierto.

Saludos.

Anónimo dijo...

jaja, hacia tiempo que no me pasaba por aqui..
ya hace un año de aquella tarde con abundancias de alcohol y de historias paralelas ignoradas por algunos en su momento ja...
espero andes bien lucas, un abrazo
facu

Eugenia dijo...

Yo también escribo mientras juego a las escondidas, y afirmo: hay que ser muy bueno para no perder el hilo, abriendo y cerrando ventanitas a toda velocidad. Buen tema para un post, no?

Es muy cruel usté riendose de los porrazos de Vladimir y su apasionamiento por el asfalto, he dicho...

Eugenia dijo...

Yo también escribo mientras juego a las escondidas, y afirmo: hay que ser muy bueno para no perder el hilo, abriendo y cerrando ventanitas a toda velocidad. Buen tema para un post, no?

Es muy cruel usté riendose de los porrazos de Vladimir y su apasionamiento por el asfalto, he dicho...

Eugenia dijo...

Yo también escribo mientras juego a las escondidas, y afirmo: hay que ser muy bueno para no perder el hilo, abriendo y cerrando ventanitas a toda velocidad. Buen tema para un post, no?

Es muy cruel usté riendose de los porrazos de Vladimir y su apasionamiento por el asfalto, he dicho...

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger