Entendiendo mal todo lo que ves.

sábado, 26 de abril de 2008 |

Hay que ver cómo le cambió la vida a Nicanor su viaje a la India. No por conocer una cultura distinta a la suya, sino por el folleto que le entregaron en el aeropuerto. Se lo entregó un señor mayor, calvo y con barba espesa y blanca, un señor que vestía un tutú rosa de acuerdo al Libro Guía y un gorro en la cabeza con una hélice que daba vueltas gracias a la corriente de aire que había en el edificio
El folleto decía:

¡TIENES SUERTE! Pues hoy Alfio ha llegado a tu vida.

Nicanor siguió leyendo:
Saludos y bendiciones para ti. O como decimos los alfistas, ¡mírame las medias!.
Por obra del destino y del inmenso plan que tiene Alfio para nosotros, ha llegado hoy a tus manos la bendición de La Magnificencia Abusamente Divina y Uno de los Mejores Dioses Que Vienen (o sea Alfio). No creas que esto es producto de la coincidencia. Estabas marcado, y queremos compartir contigo la profecía del Único. ¡Mírame las medias!.
Está dicho que el año que viene Alfio llegará a la Tierra, y vendrá en una Combi con muchos asientos. Los que hemos aceptado su invitación tendremos lugar en la Combi, y aquellos que han sido contribuyentes a la causa de El Abuso tendrán los lugares junto a la ventanilla. El asiento junto al Conductor Fabuloso (o sea Alfio) está reservado para aquel que compre más sahumerios…
El artículo continuaba explicando cómo había que hacer para comprar muchos sahumerios y así ganar el asiento de adelante en la Combi de El Altísimo Salvador Súper Sayayin (o sea Alfio). Comentaba también los beneficios del asiento de adelante, que incluían elegir la música que se escucharía de camino al Paraíso de la Felicidad, poder explorar los misterios de la Guantera Misteriosa y muchas cosas más, pero al final Nicanor se inscribió porque le gustó mucho la remera de Snoopy que regalaban si te anotabas.

Al año siguiente, todavía escéptico, Nicanor se presentó en el descampado donde supuestamente llegaría La Hermosura de la Combi que no se Puede Creer. Fue por curioso, y porque no tenía nada en la heladera.
Cuando ya habían pasado veinte minutos de la hora señalada, y la gente se empezaba a dispersar con un gesto de tristeza y desilusión en sus rostros estafados, descendió del cielo un señor en un ala delta.
_ ¿Alfio?_ preguntó Benítez, que había comprado 21.000 sahumerios y se moría de ganas de poner Los Beatles en el estéreo de la Combi.
_ ¿Porqué están todos con tutú rosa y un sombrero con hélice?_ dijo el recién llegado.
_ Porque así lo dice el Libro Guía. ¿O sea que no sos Alfio?
_ Nop.
_ Y quién carajo sos, gil_ preguntó Benítez violando como 30 reglas del Libro Guía.
_ Flavio, instructor de ala delta.
Acto seguido Flavio repartió entre los ex alfistas folletos donde se leía:

¡¡INSTRÚYASE EN PARACAIDISMO Y VUELE A MÁS DE 500 METROS DE ALTURA!!.
Título en 1 año.

Todos se inscribieron. Benítez llenó 5 formularios y le dio un sahumerio a Flavio como símbolo de arrepentimiento por su injustificada reacción.
Al año siguiente los otrora seguidores de Alfio, todos menos Gorotti que tuvo un derrame y Durán que tenía fobia a las alturas, pudieron arrojarse en ala Delta.
Lo hicieron en el mismo lugar donde conocieran a Flavio, lo cuál tenía obviamente un sentido poético muy importante para ellos. La macana fue que cuando estaban todos en el aire comenzó a oírse, primero suavemente y luego cada vez más fuerte…

Living is easy with eyes closed,
misunderstanding all you see...

El primero en ver la Combi atravesar un cúmulo de nubes blancas fue Benítez.
Era enorme, era magnífica. Era tan hermosa que cuando la vio no pudo desviar la mirada. No pudo pensar… la Hermosura de la Combi que no se Puede Creer lo era todo. Estaba aquí. Cada vez más grande…

It's getting hard to be someone but it all works out.
It doesn't matter much to me…

_ Los Beatles. Alfio puso Los Beatles..._ suspiró Benítez observando extasiado el automóvil volador. Más y más grande cada vez.
Ahora ya todos lo veían, y comprendían el enorme error que habían cometido.
Habían perdido la fe.
Habían aceptado sin pensar los placeres terrenales e inmediatos del falso cielo que ofrecía un falso ídolo.
Y ahora estaba allí, justo ahora llegaba la Magnificencia Abusamente Divina y de los Mejores Dioses Que Vienen.
O sea Alfio.
Y cuando lo que un momento antes era Benítez y su ala delta volando por el cielo fue de repente un montón de pedazos de Benítez, sangre de Benítez y trozos de ala delta torcidos y esparcidos sobre el capó de la Combi, ahí entendieron los ex alfistas que Alfio no venía a recoger a nadie. Que no habría Paraíso de la Felicidad. Que esta era la dulce venganza de los dioses, el castigo de un Alfio lleno de odio por haber venido a buscar a su rebaño y haber encontrado a una manga de desubicados intentando imitarlo, a un puñado de herejes corruptos. Ni uno con tutú rosa. Ni uno con sombrero con hélice.
_ ¡Mírenme las medias!._ gritó por la ventanilla, lanzando fuego por los 15 ojos, y estalló en una carcajada que hizo temblar la tierra.
Uno a uno fueron formando parte de la lluvia de miembros seccionados y sangre que calló sobre la ciudad ese día. Nicanor fue la víctima final. Su último pensamiento fue cómo el viaje a la India le cambió la vida.

... misunderstanding all you see...

5 Comentarios:

Lucas Varela dijo...

No me gusta esto... lo iba a sacar pero ya estaba en el feed y ya se había enviado por mail a los suscriptos... en fin.

Sepan disculpar.

L.

Anónimo dijo...

Que te guste...reconciliate con el texto.. es mucho mejor que muchas cosas que no se por qué leo, incluso el folleto N° 1 invitador a creer.

V.

María Gabriela Costigliolo dijo...

a mi me gusto.... me gustan esos detalles como : " mirame las medias" .... jajaj un beso grande lucas...

Anónimo dijo...

¡mírame las medias, zoquete!


.....................vik!

Lucy in the Sky dijo...

Impresionante, Luquitas, como siempre. Y encima la perlita de una época tan trasgresora como la psicodelia...

Nothing is real

Besos con frutillas

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger