Facilidad que tengo para evitar el aburrimiento.

domingo, 11 de noviembre de 2007 |

Mirá que fácil que me es evitar el aliento cálido de las fauces filosas del aburrimiento.
Apenas lo veo venir, saco mi reposera al jardín y observo las actividades de mis vecinos.

Yo vivo en un barrio muy peculiar.
Un barrio algo extravagante.
Un barrio francamente raro.

Dos ejemplos:

1.
Yo ya sé que a las 17.45 el colectivo trae del colegio a Facundo, el chiquito del lado. Él nació con cinco brazos y va al Colegio Nacional para Niños de Cinco Brazos Doctor Bernardo Houssay. Una vez el colectivo se rompió y yo justo estaba observando todo en mi reposera. El motor hizo un ruido y creo que se jodieron las marchas o algo así... la cuestión es que el conductor (que sólo tiene dos brazos) profirió un hiriente insulto hacia la madre del vehículo (más precisamente hacia la entrepierna de la madre del vehículo) y gritó:
_ ¡Bajen todos!.
Y yo me alegré de haber sentido la presencia del cálido aliento de las fauces del aburrimiento, me alegré de haber salido con la reposera, porque cuando el colectivo se rompió entraron a salir chicos de cinco brazos...
Epa, me dije, una cosa es verlo a Facundito pasearse con sus cinco brazos como una deidad india, y otra muy distinta es ver el desfile de decenas de muchachitos pentanosequé (acá iría algo así como pentágono pero de brazos).
Hace un rato le pedí permiso al director del Colegio Nacional para Niños de Cinco Brazos Doctor Bernardo Houssay para publicar este texto, pero luego de escucharme leerlo por teléfono, se limitó a proferir extensos insultos referidos a la entrepierna de mi querida madre (que en paz descanse, falleció hace dos jueves al caerle un rayo mientras lavaba la antena de Canal 12. Estamos en juicio con Canal 12, por mandarle a lavar la antena en medio de una alerta meteorológica.)

2.
Por la mañana, si el día lo permite, a mi vecina la señora Falapalapalalalala Pérez (en general le decimos Nené) sale a trabajar en el jardín.

Nené le enseña a hablar a los bichos bolita.
Bueno...
Nené intenta enseñarle a hablar a los bichos bolita.

Pasa que Nené antes trabajaba en una fábrica de bolas de boliche, y en esas fábricas los empleados están obligados a usar tapones en los oídos para no quedarse sordos. Y un día hubo una falla y la cinta del primer piso por donde pasan las bolas hasta la sala donde se las pinta se rompió. Un compañero de trabajo de Nené le gritó
_ ¡Falapalapalalalala, correte que se rompió la cinta!.
Pero Nené tenía puestos los tapones y no escuchó nada.
Treinta y siete bolas le cayeron en la cabeza ese día, una detrás de la otra. Treinta y siete.
Después los doctores dijeron que era un milagro que estuviera viva, y la empresa le pagó como un millón de pesos para que no dijera nada.

Y desde el accidente tiene la idea fija de enseñarle a hablar a los bichos bolita.
Los toma con una pinza de depilar y los mira muy seria mientras murmura:
_ ...repetí conmigo: "La casa es azul".
Y espera.
_ ...vamos, esa es fácil: "La casa es azul".
Hace un rato le fui a pedir permiso a Nené para publicar esto, pero ella miró al bicho bolita y le dijo:
_ Contestale al señor. ¿Le damos permiso para publicar?...
Intenté interrumpir pero Nené se adelantó:
_ Espere, espere que ya le contesta él. Se ponen nerviosos cuando tenemos visitas. _Y mirando al bicho_ Dale que el señor está apurado.
Después de un rato de silencio Nené dijo algo de que para enseñarle a hablar a los bichos bolita hay que ser un bicho bolita, y se tiró en la tierra adoptando la posición fetal mientras con voz ronca repetía una y otra vez: "soy un bicho bolita, oh oh, como tierra" y se llenaba la boca de tierra. Me alejé disimuladamente.



¿Viste qué fácil me es evitar el aliento cálido de las fauces filosas del aburrimiento?

13 Comentarios:

Anónimo dijo...

jua q groso este chico... en tal caso entro al ultimoparaguas, y evito sentir el aliento calido de las fauces filosas del aburrimiento.
abrazo...
facu

Angiulina dijo...

Te leo en cuando viene Don Insomnio (ooootro inseparable y gran amigo
de Aburrimiento -suelen viajar juntos, pero es importante tener siempre una dosis de flasheador para poder neutralizarlo-)...
...Así, evito que me alcance el cálido aliento de las fauces estrambóticas del Aburrimiento, que por cierto tiene cinco manos con dos dedos cada una y su cara es muy muy parecida al Señor que esta justo detrás de Ana Frank.



Si, a veces son Angie, otras Angu, pero me gusta mas Angiulina... es como mas... Quintorigo, je!

Saludos.

Lucas Varela dijo...

Grositud:Jajja cambiaste el teclado... o te tomaste tu tiempo. Snif. Como va el curioso incidente?...

Angiulina:Además, el aburrimiento es calvo, saaaaa, pero pelos aledaños tiene!.

Jujajajaj, cada vez que me acuerdo de eso me río como un señor boludo. Ojalá que el insomnio pase seguido por tu casa así vos pasás seguido por acá.

L.

thom yorke dijo...

The house is blue, man.

hail to the thief.

Macedonio Strangiatto dijo...

Tomá!!!...
Triste manera de enterarme que la genética de los Strangiatto me condenaba a ser "El Aburrimiento" para la percepción de la fenotipia capilar de los Varela...

Me voy a llorar al baño, adiós.

vic dijo...

Que bueno tu barrio.
Que bueno que veas venir el aliento cálido de las fauces filosas del aburrimiento, así después podemos leerte.

Y yo que me reía pensando que dirían lo vecinos al ver a mi mamá hablando con las plantas. (Por las dudas les pregunto si tienen blog)

Como me hiciste reír en este fuckin domingo Luc!

Saludos! Vic.

Lucas Varela dijo...

Hay una posibilidad.
Ínfima, lo sé.
Pero la hay.
Una sola posibilidad de que verdaderamente haya sido Thom Yorke el que pasó y comentó el blog.

Me aferraré a ella con todas mis fuerzas. Me acurrucaré en un rincon de mi habitación, chupándome el pulgar, cerrando los ojos con fuerza y repitiéndome durante horas que Thom Yorke pasó por el blog.

Macedonio: Quizás porque hoy desayuné café en lugar de hongos, o quién sabe porqué, pero no entendi tu comment. Pero para nada.

Vic: Me gusta mucho como suena Luc. Es como Luke argentinizado... como Luc escaiguoquer. Yo sé que reírse un domingo es al menos el triple de difícil que reírse en cualquier otro día de la semana, así me alegro mucho. -Mí abuela hablaba siempre con las plantas. La extraño.

Un abrazo a todos, voy a seguir autoconvenciéndome de que Thom Yorke pasó por el blog.

L.

Edipo/de/Tebas dijo...

Me gusto mucho este post. Te felicito por el vuelo que le das a tu blog. Te voy a seguir leyendo. Un saludo cordial.

Lucy in the Sky dijo...

*¡Por Dios! Denle el premio nobel a este hombre.

Usted es un maestro del absurdo. :))

Macedonio Strangiatto dijo...

Fácil querido Lucas: Macedonio Strangiatto carece, un poco por obra y gracia de la genética y en gran parte por la acción diaria de María de los Angeles Gillette de Pamolive, de toda vegetación capilar per la sua testa. Sólo eso, y como usted supo comentar por acá arriba que El Aburrimiento era calvo... you know, lloré mucho mucho por primera vez en centurias.
Gracias por hacerme reencontrar con un olvidado estado de sensibilidad del que, evidentemente, aún soy capaz.

Lucas Varela dijo...

Gracias, Edipo, bienvenido y te esperamo de vuelta.

L.

Milo Peopleproof dijo...

Gosh, me encanta el nivel de perversa ternura de ambas historias.

Volveré o nos vemos en el infierno.

Lucas Varela dijo...

Buenas Milo, te respondí en uno de tus muchos blogs pero te respondo acá también. Como Apu: gracias, vuelva prontos.

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger