Carta.

sábado, 6 de octubre de 2007 |

Parecía tan simple. Yo iba a pasar a buscarte, iba a tocar el timbre y me ibas a atender. Yo iba a bromear diciendo que era el sodero porque soy el tipo de imbécil que hace siempre la misma broma cuando le preguntan quién es por el portero eléctrico. Te ibas a reír porque así sos vos,

tu risa es infinita

y después ibas a bajar corriendo y descalza porque siempre andas descalza, leyendo a Coehlo en el sofá o cruzada de piernas en la silla. Es increíble la capacidad que tenés para meterte toda en una silla sin que salga nada para afuera, ni un dedo del pie, ni las rodillas, nada. Ibas a bajar y antes de verte yo iba a oír el ruido de tus llaves, del manojo de llaves que llevas con un llavero que compraste en la feria y que te dijeron que estaba hecho con huesos de animales de campo encontrados en la ruta. Después tu amigo veterinario lo vio un día y dijo que para él esos eran huesos de perro, y vos te enojaste y te pusiste roja porque siempre te ponés roja cuando te enojás, roja y linda porque

cuando te enojás sos más linda,

estereotipo de piropo y qué. Después ibas a aparecer en la esquina de las escaleras porque nunca tomás el ascensor, siempre las escaleras porque decís que es el único ejercicio que hacés. Me ibas a ver a través del vidrio de la puerta y me ibas a sonreír sacando la lengua y yo te iba a sacar la lengua con vergüenza porque yo no soy como vos, a mí si me importa lo que piensen los demás, aunque nunca más los vaya a ver. Pero por vos hago esas cosas, saco la lengua o salto cuando nos agarra la lluvia en la calle, o canto con vos en el colectivo. Ibas a abrir la puerta, ibas a abrazarme y nos íbamos a besar. Íbamos a subir, íbamos a entrar en tu departamento donde iba a estar sonando Arjona y me ibas a decir “cambialo si querés” y yo iba a poner el único disco que tenés que me gusta y que sólo lo escuchas cuando voy yo y lo pongo. Desde la cocina me ibas a gritar querés que tomemos unos mates antes total es temprano y yo te iba a decir que dale pero igual tenemos que estar un rato antes porque siempre que pasan la naranja el cine se llena y vos me ibas a decir algo que yo no te iba a poder escuchar porque ya iban a estar sonando los primeros acordes de Soul Kitchen en vivo y hacia el final de la canción vos ibas a venir y me ibas a decir ese tema me encanta ¿es verdad que el cantante murió a los 27 años? y yo te iba a decir que sí aunque algunos piensan que en realidad no murió y hasta hay gente que dice haberlo visto en Australia. Vos ibas a decir qué idiotas y yo iba a reírme, vos me ibas a alcanzar un mate y nos íbamos a quedar un rato en silencio escuchando algún solo de Manzarek. Me ibas a sacar la lengua en silencio y después íbamos a charlar sobre tus profes o mis profes o tus notas o mis notas o sobre tu jefe que te sigue tirando indirectas y si era sobre tu jefe yo me iba a enojar y vos te ibas a tirar encima mío poniendo vos de nena y diciendo “ay se pone celoso el boludo” y yo te iba a decir “salí” varias veces hasta que te pararas y dijeras bueno ¿vamos? .
Íbamos a llegar al cine y al ver la cola yo te iba a decir viste que teníamos que venir temprano y vos le ibas a echar la culpa a los Doors y yo iba a fingir enojo. Íbamos a entrar al cine y a ver la naranja un rato y otro rato aburrirnos porque la vimos tantas veces que sólo vamos a ver determinadas escenas como cuando Alex llega a la cárcel. Ibas a tirarle tu chicle a alguien de adelante y a reírte hasta llorar mientras la gente grita ¡SH! y yo te iba a decir mirá esta es la parte cuando lo usan para presentar los resultados del experimento y después nos íbamos a ir.

Parecía tan simple pero cuando llegué a tu edificio y vi que te sacaban en una camilla y te metían en la ambulancia mientras tu hermano se me acercaba y me decía che no te preocupes que no es nada, un pico de estrés nomás, los exámenes viste y además venía comiendo mal; yo voy al hospital en el auto, venite conmigo. Y fuimos con tu hermano y el doctor dijo que estabas dormida y que mejor no te despertáramos así que esperamos con tu hermano en el bar hasta que tuve que irme y cuando llegué a casa me puse a escribirte esto y ojalá mañana pueda verte, voy a ir con flores y voy a entrar a tu habitación y vas a sonreír y te voy a sacar la lengua y vas a decirme parece que me muero nomás y yo voy a decirte sí, me dijo el doctor que te quedan unas horas y los dos nos vamos a reír y vamos a charlar un rato y te voy a decir que tenés que comer mejor y preocuparte menos por los exámenes y antes de irme te voy a dar esta carta.

15 Comentarios:

Anónimo dijo...

Parecía tan simple iba a dejarte un comentario ibas a leerlo en algún sitio de este bendito mundo, ibas a enterarte que abrí el blog e iba a ser un simple comentario... iba a dejarte unas cortas líneas... y si no estuvieran dotadas de puntos suspensivos no sabrías de quién son... y dejaría de ser tan simple, porque si no supieras quién soy no tendría sentido que dejara un comentario... y deja de parecer y se convierte en algo certeramente simple, saber, pensar, creer... que los seres humanos somos así... últimamente pensamos todo lo que vamos a hacer... pero el día no alcanza... tengo una carta tuya impresa, y me da risa... porque cada tanto la leo, y me da gracia leerla... y a su vez pienso... los escritores, ¿escriben realmente cartas? ¿o sus cartas son ensayos de otras cartas?... ¿esas cartas de la vida...? y deja de ser anónimo... entre ¿? y puntos suspensivos... quién escribe? alguien que también juega a escribir... pero no lo hace con la misma perseverancia...

Lucas Varela dijo...

Ayyy Megías...




... basta de tener talento querés?...




... y quiero ver el corto!.




Dos besos.


-CHINO-

Ren dijo...

Y el personaje me hace acordar un poco a la Maga, pero quizás una Maga más actual, y aún más tonta.. digamos que la Maga es más vale ingenua que tonta, y ahi es donde se mezcla un poco.
Pero si lo pienso bien, a esto ya te lo dije, digamos te lo escribí, y de mucho no vale (me suena en la cabeza "si no sabés no improvises") y como alguien dijo alguna ves, mejor dejo que escriba otra gente que pueda decir algo más interesante, ejemplos sobran.
A explotar cabezas se ha dicho.


(!)

ren dijo...

Ah papo me olvidaba.. la próxima te cuento la historia paralela que se dió el viernes de tu despedida, a la par de esa delirada.

jap. beso

Un Lápiz Rojo dijo...

Ayy Varela... no hay misterio que valga así no?

Mégías ;o)

ML dijo...

Me pasó algo raro cuando leí esto. Hace ya un tiempo que vengo leyendo las cosas que escribís y la verdad este me sorprendio, es distinto, es muy lindo, parece otro tipo de escritura, de relato, tal vez porque todavia no llegue a leer todo lo que escribiste o tal vez porque el día esta nublado y las cosas parecen mas tristes...

De todas maneras, éste como los anteriores, me encanta. Tenés una imaginación y un sentido del humor que me hace reír al frente de una pantalla, sola y con gente que me pregunta:-"hey, que te pasa?, estas loca?" - A lo cual, obviamente, no reciben respuesta.

ML.

Anónimo dijo...

muchacho con talento, q lindo leer lo q escribe usted...
abrazo, y a concurrir mucho a bares donde se toque jazz. si?

facu

fulano/martínvillarroel dijo...

Mirá Varela, yo no entiendo muy bien todavía cómo es esto de los blogs, en un principio estuve un poco escéptico (de bruto vió) y después le fui viendo los huequitos. Hoy creo que los blogs son lugares tranquilos como para poder volar un poco. Y creo también que algunos blogs (el tuyo por ejemplo) logran que nos sintamos menos solos. Me gustó leerte, y saber que también estás de este lado del mundo. Te dejo un abrazo anónimo.

elmundosegunfulano.blogspot.com

Anónimo dijo...

No será éste el Ultimo Paraguas de la Maga, no se.

Un abrazo

Diego C.

Lucas Varela dijo...

ML: Gracias. No, perá, en mayúsculas: GRACIAS por ese comentario y sí es verdad que esta carta es menos "paragüesca" que otros o que el resto de los posts pero supongo que salió de un estado de ánimo un poquiyo más nostálgico... o algo así. Me alegro de que te haya gustado. Premio Richard Nixon para vos (si no entendés, te sugiero que leas los comentarios en el post de fontanarrosa, en Julio de 2007, aca el link:

http://elultimoparaguas.blogspot.com/2007/07/roberto-fontanarrosa-1944-2007.html

P.D:
_Ey que te pasa estás loca? =P.

Grositud: sí, de una, me haré amigo de trompetiastas de New Orleans y me iré de gira con ellos tocando el triángulo.

Fulano: Gracias por la visita y el comentario y si mi blog hace que la gente se sienta menos sola bueno entonces yo digo ahora en voz alta: "chau, qué groso". _¿Qué?_ pregunta la señora de al lado, en el ciber.
_Mi blog hace que la gente se sienta menos sola.
_ Quién dice_ pregunta la señora, su cara se va poniendo roja.
_ Fulano.
_ ¿Me estás jodiendo?
Así que pago la media hora y me voy sonriendo.

Nano: Un abrazo, todavía lamento el que no te di, si seré boludo.

Cas dijo...

a mi me dio una especie de manito pequeña retorciéndome por ahí donde nos empieza a faltar el aire... desde el comienzo. ud me debe aire. sépalo.
gracias por pasar, en serio.
y dejo una pregunta pero no a ud, a la persona que habla de bares que pasan jazz. dónde hay?.
y a ud le dejo un tincazo, por las dudas el abrazo sea confianzudo, vio?.

maripi dijo...

casi me haces llorar...
lo leí el domingo a la tarde y hacía frio... justo para meterse un tiro en el medio de la frente...
te has vuelto melancólico chino querido??? quiero creer que la historia es verdadera o es otra de las fantasías animadas de ayer y de hoy???
me gusta descubrir ese lado centrado de un chabón taaannn flashero...
besoss amigo que andes de pelos

maripiº
vidaboomerang.blogspot.com

Anónimo dijo...

Qué decirte, después de tanto tiempo y tantas cosas que ya te han dicho aquí arriba nomás???
Me gusta esto Chino, y todavía llegue a los de arriba. Un placer leer este tipo de cosas sabiendo que salen de vos.
Nico.
P/D: te voy a demandar por plagio de título, jaja!!!! un abrazo.

María Gabriela Costigliolo dijo...

parecia tan simple no?... un beso.

Anónimo dijo...

me lo voy a leer todo a ud. (no se aburra de los comentarios y no me los conteste, parece que no le apetece.)

saludos

Begoña

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger