Textos inéditos de la Biblia. Del milagro de Jesús a pesar de la otitis.

miércoles, 1 de agosto de 2007 |

Jesús dándole plata a Lázaro para
comprarle el alcohol.

Y luego de liberar al pueblo de los Zucaritas, llegó Jesús a una pequeña aldea donde nunca antes había puesto el pie. Había pasado un par de veces en colectivo yendo para el lado de Belén, pero no se había bajado nunca. Al llegar al poblado notó Jesús un dolor agudo en sus oídos.
_¡Oh, Dios, qué podrá ser este dolor! __ exclamó.
_Es Otitis, imbécil. Por no ponerte alcohol cuando saliste de la pileta __ le respondió el Señor desde el las alturas.
_Menos prepo, menos prepo_ dijo Jesus y continuó su caminar hasta una multitud que rodeaba a un hombre que yacía en el piso. A pesar de que todos hablaban fuerte, Jesús apenas podía oírlos, pues ya estaba un poco sordo por culpa de la otitis.
_Señor, le metieron un cuetazo a Lázaro. Le querían robar las zapatillas.
_Pues seguro que tenía una fuerte comezón.
La multitud que lo rodeaba miró a Jesús con consternación.
_Zapatillas, no ladillas, mi pastor.
Haciendo caso omiso, Jesús se dirigió al que estaba tendido en el suelo.
_Lázaro, levantate y anda a comprarme alcohol boricado, que no tengo para ponerme en las orejas.
Lázaro se desperezó y descalzo como estaba, pues los ladrones habíanse llevado sus zapatillas, se encaminó a la farmacia.
Mientras tanto habíase corrido la voz en la aldea, y ya todos sabían de la presencia del milagroso. Así pues en pocos minutos se vio Jesús rodeado por una multitud que le pedía a gritos cosas que él apenas oía, y a cada momento miraba nervioso en la dirección que había salido Lázaro en busca del remedio para sus oidos.
Una anciana se le acercó hablando velozmente. Sacudía un trozo de pan. Jesús observó un perro escuálido que seguía a duras penas a la señora.
Jesús entendió lo que la mujer quería y con un movimiento de manos hizo señal de silencio. Extendió sus brazos hacia la anciana, que sonrió pensando que su trozo de pan pronto sería uno más entre miles.
Pero nada pasó, o eso pensaron al principio. El perro junto a la señora comenzó a tener fuertes arcadas, y en pocos segundos, y a la vista de todos, el animal vomitó un perro idéntico, y luego otro, y luego dos más, y tres, y diez... y siguió así hasta que todos perdieron la cuenta. Los perros recien vomitados miraban el mundo estupefactos, y saltaban tratando de morder el pan que la señora sostenía. Todos se volvieron hacia Jesús y lo miraron sin saber bien qué pasaba.
Timoteo, el más vivo del pueblo, se acercó al milagroso y empujandolo le dijo:
_¿Estás jodiendo?. Todo bien con tu viejo...pero te pasaste, querido.
Ignorándo a Timoteo, Jesús le habló al pueblo, y les dijo:
_Y una vez más ven qué bueno es tenerme de su lado, la fe mueve montañas, mueve. Sólo hizo falta que esta señora me pidiera multiplicar su can para que en seguida hubiera más de 500 perros entre ustedes. Y ahora me tengo que tomar el palo, como dicen en Jerusalén.
Y dejando estas palabras para reflexión de la gente del pueblo, alejóse Jesús, caminando al principio, y luego corriendo cada vez más rapido, cuando finalmente se dio cuenta del terrible error que habia cometido.
Minutos despues, y cuando la multitud comenzaba a auyentar los perros a escobazos, llegó Lázaro, y observando el espéctaculo exclamó:
_A la pipeta, ¿y todos estos perros?
La gente lo miró, pero nadie contestó. En cambio Timoteo, que además del más vivo era también el más armado, le metió un balazo en el pecho.
_A ver si te levantas ahora, soquete.
_¡Fuera, perro!_ gritó la anciana, sin saber ya cual era su Sultán.

4 Comentarios:

Ren dijo...

"a la pipeta"

jauaj...
lo voy a implementar !!

Pappaso !

beso, nos vemos el domingo. Mates amargos por favor.

maripi dijo...

sos terrible... terrible...

ren dijo...

vengo a reclamar, cómo es posible que hacés propaganda del soulseek, y de los onejos y no hacés de mi purevolume !?!??!

y quién fue parte de hacerte conocer a ambos???
creo que merezco mi lugar...
jajajaja

besos.

Anónimo dijo...

muy buena la enseñanza!!!!! sos un culuaooooooo.......
Maru

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger