Poema sobre cosas como el desengaño y qué mal que los aviones tengan asientos tan chiquitos. (Abstracto abstracto ¿eh?)

sábado, 14 de julio de 2007 |

Los resortes del sillón liberal
Como clavos de un romance que ahora es "lalala"
A tal punto de querer panqueques en lugar de redención
Caminando entre gente parecida a Horangel.

Y si usted señor con sobrepeso emocional
No cabe en el asiento del avion Córdoba-Moscú
Compre otro pasaje y use dos asientos
O sientesé a esperar que le crezcan alas, que le crezcan alas como de mosca.

Los dientes de pato no existen
Como tu perdón, que tampoco existe
A otros les rompiste el corazón
A mí me rompiste el hígado, cuando me pateaste el hígado me rompiste el hígado.

Y en el hospital Córdoba
Ahora hay un hombre con el hígado reventado
Las orejas están bien, como los codos y el dedo chiquito de cada pie
Pero no el hígado, que está reventado.

4 Comentarios:

Matias y Pablo dijo...

jaj muy bueno como esa vez que me converti en el hombre documental y me cambiaron porque aburria

Lucas Varela dijo...

Jajaja!

nico dijo...

lo mejor de los poemas es justamente eso, que nadie, ni el que los escribe, los entiende...o sea, que a la larga cada persona que los lee entiende lo que quiere. por ej, en mi caso, se que cuando vaya a comprar un pasaje de avión, voy a exigir que me locobre la mitad, ya que seguro entro en tan exiguo espacio...gracias por tamaña lección de vida

Vivi dijo...

Naaaah!! En serio! Qué tomaste?!
Ta bueno. jajajajaa

Comentar desde Facebook

Comentar desde Blogger